miércoles, 17 de febrero de 2010

El mito en videos. Lo que se recuerda de un socialcristianismo comprometido

El mito en videos. Lo que se recuerda de un socialcristianismo comprometido









El calderocomunismo se alimentó de la idea de que los políticos, con vocación católica, podían incorporar en su agenda de gobierno las preocupaciones de los sectores sociales más importantes.   La gran reforma se tradujo en la realidad en un freno a las demandas y conquistas desarrolladas desde la década de 1920 por los panaderos, ebanistas, carpinteros, mineros, zapateros, y demás obreros.   La reforma detuvo una mayor profundización de la justicia social.    A pesar de ello, el mito de un socialcristianismo realmente comprometido con las enciclicas papales y con el pueblo prevaleció como utopía social.



Las reformas sociales conquistadas en la década de 1940, comenzaron a ser atacadas en la administración del liberacionista, Luis Alberto Monge Alvarez, quien aceptó descaradamente las imposiciones del Fondo Monetario Internacional.  Sin embargo, el ataque a las reformas sociales más fuerte fue realizado por la administración del liberacionista Oscar Arias Sánchez, candidato de la Asociación Nacional de Fomento Económico (ANFE) y de la plutocracia agluitinada en el club Unión y el periódico La Nación. 


A pesar de los ataques de la primera, pero en especial la segunda administración de Arias Sánchez, fueron los hijos de los líderes del 48, que dieron los golpes más graves a la seguridad social. 



En las elecciones del 2010, las reformas sociales estuvieron en la palestra ante los ataques del candidato Otto Guevara Guth, exmilitande de la derecha socialcristiana y dirigente del Movimiento Libertario, partido de extrema derecha que aboga


  • antes de proponer una justicia social real sostiene la imposición de medidas carcelarias a través del lema "tolerancia cero"

  • antes de desarrollar un modelo equitativo promulga la doctrina del libro mercado

  • antes de considerar el respeto a la persona, abala la prostitución de  mujeres y hombres como una decisión personal

  • antes de pensar en un sistema de seguridad ciudadana impulsa los estereotipos y la marginalización social.
En la última elección del 2010 maquilló las propuestas de su partido como un movimiento de centro derecha, por lo que reclutó algunas figuras, que tuvieron algún papel social pero que se han transitado en diferentes partidos sin reconocerles una convicción político social definida, como fueron los casos de Humberto Arce y Longino Soto.

En diferentes corrillos se considera al movimiento libertario como un partido "tureca" o "charro" utilizado por la oligarquía financiera para debilitar al partido centrista Acción  Ciudadana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada