jueves, 18 de febrero de 2010

María Alejandra Calderón Fournier (1954-1979)

María Alejandra Calderón Fournier (1954-1979)

Foto tomada de http://cefemina.com//index.php?option=com_content&task=view&id=55&Itemid=55


Hija del segundo matrimonio del doctor Rafael Ángel Calderón con Rosario Fournier Mora. Estudió en Bélgica por varios años, luego continuó sus estudios de Derecho en la Universidad de Costa Rica. A pesar de contar con recursos económicos suficientes prefería viajar a la universidad en autobús.

A pesar de ser la hija políticamente más sensible a la labor social de su padre, curiosamente de ella nunca se habla. Tal vez una de las razones de este olvido se halla en el hecho de que ella fue militante del Partido Socialista Costarricense y de la Organización Socialista de los Trabajadores (OST o POST), ambas agrupaciones de izquierda trotskista en la década del 70, en la cual se dice tuvo un fuerte liderazgo.

Para las elecciones de 1978 se postuló como candidata a diputada por la provincia de San José, pero no alcanzó los votos suficientes para llegar al parlamento.




Alejandra se caracterizó por su férrea oposición a su hermano, Junior, llegando incluso a ser considerada su enemiga política más peligrosa, en especial por los liberacionistas que la veían como una candidata con mayor pasta presidenciable.

Para Alfonso Ayub, uno de sus amigos cercanos luego de la muerte de su padre, ella tenía una gran conciencia social que hacía que algunos grupos de izquierda se aprovecharon de ella”. No obstante, esa apreciación, Alejandra fue vista como una fiel representante del calderocomunismo y, como tal, continuadora del mito de un socialcristianismo comprometido con el pueblo, capaz de reeditar la alianza entre las fuerzas de izquierda, la Iglesia y los políticos de vocación cristiana.

Murió trágicamente atropellada en Guadalupe, el 29 de noviembre de 1979. El hecho oficialmente fue consignado como un accidente. Según esta versión ella se bajo de una buseta en las cercanías del centro comercial de Guadalupe. Se bajó en la parada de ese lugar para dirigirse hacia su casa. Caminó por detrás de la buseta para cruzar la calle y en ese momento, un vehículo que viajaba en sentido contrario, conducido por un hombre de apellido Cruz, la embistió.

Al lugar de los hechos se hicieron presentes unidades de la Cruz Roja. De inmediato, se le aplicaron los primeros auxilios y luego fue trasladada hasta la Sala de Urgencias del Hospital Rafael Ángel Calderón Guardia, que lleva el nombre de su padre, donde varios médicos trataron de salvarle la vida. Al día siguiente la descollante líder era sepultada con todos los honores y donde estuvieron presentes las personalidades políticas del país de ese momento.

Sobre la muerte de Alejandra Calderón se especuló mucho, pero para las autoridades siempre estuvo claro que fue un accidente. Dentro del imaginario colectivo costarricense se habló tanto de un complot de las fuerzas más reaccionarias de este país, como de un atentado por fuerzas opositoras a los Calderón. Lo cierto del caso fue que su muerte se consideró como extraña tanto por propios como por extraños al movimiento calderocomunista.



Muchas personas la consideran la verdadera heredera e hija política del "doctor", pues se decía que rescataba todos los valores positivos del calderocomunismo, ello la diferenciaba de su tío Paco y de su propio hermano más cercanos a la derecha costarricense.  Su inteligencia, su fuerza y el liderazgo la hacían ver a Alejandra como la "Evita Perón tica" y como una posible candidata a ser a ser la primera mujer presidenta del país. Sin duda, la independencia y entereza de Alejandra la diferencian de la primera mujer presidente de Costa Rica, Laura Chinchilla Miranda, quien no ha ocultado su cercanía con los hermanos Arias y su dependencia a sus mandatos, como se comprobó con la elección del cargo de Defensor(a) de los Habitantes de la República, resultando electa la candidata de los Arias: Ofelia Taitelbaum, donde desgraciadamente tuvo poco poder de incidencia.  Una vez consumada la elección de Taitelbaum, Chinchilla aceptó el resultado como un ejercicio soberano de los diputados, a pesar de las irregularidades de los procesos de selección, entre ellos la calificación de cero al candidato más idóneo al puesto.



La relación entre Oscar Arias y Laura Chinchilla fue representada por un fotomontaje que circuló ampliamente en las redes sociales y que se denomino Laurarias.

Si bien la visión de Alejandra Calderón estaba marcado por una visión marxista de la liberación obrera, algunas propuestas actualizadas de ese ideario aún son válidas tales como:


  • Obligar a las empresas y patronos a pagar, al menos, el salario mínimo de ley como una forma de reducir los porcentajes de pobreza
  • Crear incentivos salariales que reduzcan las brechas entre hombres y mujeres
  • Reducir las experiencias de exclusión, discriminación y subordinación de las mujeres trabajadoras
  • Crear un sistema de apoyo institucional educativo de cuido de niños
  • Fomentar el desarrollo social, político, económico, ambiental y cultural de las mujeres
  • Eliminar las desigualdades entre mujeres y hombres.

Alejandra es considerada una pionera de las luchas prodefensa de la mujer costarricense.  En 1975, juntó con diversas mujeres y compañeros comprometidos con los derechos de la mujer  crea el Movimiento de Liberación de la Mujer (MLM), el cual a finales de los años setenta  trabajaba con comunidades urbanas y combinaba la lucha contra la discriminación  hacia las mujeres con la lucha contra la pobreza y la exclusión, formando parte de un fuerte movimiento de organización comunitaria compuesto en un 90% por mujeres.   De ahí que Alejandra participará también en otros movimientos de lucha obrera como fue la Coordinadora Patriótica Nacional (COPAN), la cual  fue una alternativa  a los Comités de Vivienda, al Frente Democrático de la Vivienda y el Frente Costarricense pro Vivienda organizaciones dominadas por el clientelismo político del Partido Liberación Nacional.



En 1981 el MLM pasó a ser el Centro Feminista de Información Acción (CEFEMINA),  la cual se mantiene como una organización no gubernamental, sin fines de lucro y declarada de utilidad pública en 1987, mediante Decreto Ejecutivo No. 17515-J de la Presidencia de la República de Costa Rica.

El Centro Feminista de Información y Acción, CEFEMINA manitiene los valores originales, pues sigue estando dedicada a la defensa de los derechos de las mujeres, entendiendo que para ello es imprescindible la conquista de Estados democráticos y laicos, y de sociedades justas, inclusivas e igualitarias.  

El sitio web de CEFEMINA (http://cefemina.com ) mantiene una página web donde se reconoce la labor de Alejandra Calderón Fournier que dice literalmente:

"Alejandra, tu memoria sigue presente en esta organización que nunca ha dejado de ser un grupo de mujeres, el tuyo. Presenta está en esas comunidades con las que un día te aventuraste a defender el derecho a una vivienda digna, a disfrutar de salud, a decidir sobre la propia vida. No llegaste a ver las casas que tantas mujeres construyeron con sus manos y en las que hoy pueden vivir más tranquilas y autónomas. Tampoco a las hijas e hijos de esas luchadoras que hoy tienen más oportunidades para crecer. Algunas llevan tu nombre; muchas heredaron tu decisión. Gracias por la lección de vida que siempre nos diste".



En fin, como todo lo que se desarrolla en los mitos se hace necesario descubrir la figura de Alejandra Calderón Fournier, en todas sus dimensiones y más aún su utopía social tan necesaria en el giro derechista y deshumanizador que cuende en las fuerzas que integraron el Partido Unidad Social Cristiana.


Más sobre la vida de María Alejandra Calderón Fournier http://calderocomunismo.blogspot.com/2010/02/la-vida-de-alejandra-calderon-fournier.html


Referencias básicas
Reportaje de Marrero, Adrián. Las trágicas muertes de los hijos de los expresidentes Diario Extra
Sitio Web CEFEMINA
Historia Oral

3 comentarios:

  1. Algo un tanto extraño pero una noticia así un tanto olvidada .....

    ResponderEliminar
  2. Muy sospechosa esa muerte, me huele a crimen político.

    ResponderEliminar