miércoles, 24 de febrero de 2010

La vida de Alejandra Calderón Fournier

La vida de Alejandra Calderón

Foto de Alejandra Calderón Fournier
Tomada de http://cefemina.com//index.php?option=com_content&task=view&id=55&Itemid=55


Ángel Ruíz. Tomado del Semanario Universidad 7 de diciembre 1979

Alejandra Calderón, dirigente de la Organización Socialista de los Trabajadores (OST), murió el jueves 29 de noviembre pasado.

Es la misma que estuvo encarcelada hace dos años, cuando se encontraba al frente de !as acciones de lucha de los vecinos de Barrio Limoncito; aquella que participo en la lucha por la Pensión a los cincuenta años para las mujeres; en la liberación del dirigente sandinista Plutarco Hernández, etc.

La muerte de esta figura pública nacional requiere una reflexión sobre el significado de su vida, integrada plenamente a los destinos de la clase trabajadora.

La sociedad burguesa está en decadencia en la escala mundial desde hace muchas décadas. Las contradicciones económicas y sociales que lleva en sus entrañas emergen en forma de profundas crisis y más miseria. El proletariado y las grandes masas de oprimidos se lanzan a las calles por sus derechos. El enfrentamiento entre burguesía y proletariado solo puede llevar al socialismo o... a la barbarie. Esto es una implacable disyuntiva histórica...

A partir de la gigantesca huelga general de mayo-junio de 1968 en Francia, de la insurgencia de los trabajadores checoslovacos contra La burocracia stalinista en el mismo año (reprimidos en sangre por los tanques soviéticos), se marca una profundización de la crisis de estabilidad de la sociedad burguesa mundial. La correlación de fuerzas favorece a la clase obrera internacional. En la misma línea, pocos años después, con el inicio de la revolución portuguesa en 1974 y la derrota definitiva del imperialismo yankee en Indochina, en 1975, una nueva fase política se inicia: la inminencia de la revolución socialista en cualquier parte del globo amenaza el orden del capital. Situaciones revolucionarlas y prerrevolucionarias se desatan en todo el mundo: La Junta militar peruana es altamente debilitada por las masas, La dictadura brasileña impuesta desde 1964 se desmorona, cae Romero en El Salvador, cae el Shah en Irán las masas bolivianas estrangulan las maniobras de los militares, Somoza es derrotado y una revolución proletaria abre su curso en Nicaragua.




La única forma histórica de ligar el movimiento de la insurgencia de las masas explotadas con el socialismo, es el de la toma del poder por la clase obrera y los oprimidos contra la burguesía. Para ello los trabajadores necesitan de la dirección política de un partido revolucionario. Este debe ser un partido mundial puesto que alcanzar el socialismo es necesariamente un proceso mundial. La construcción de este partido es la tarea histórica más importante de la humanidad en la época actual. León Trotsky señalaba correctamente en 1938: "La crisis de la humanidad es la crisis de dirección revolucionarla". La lucha en todo momento por la independencia de clase del proletariado frente a La burguesía es uno de sus principios históricos. Es también el combate contra las grandes direcciones socialdemócratas y stalinistas que colocaron con la burguesía mundial para defender el status quo capitalista en contra del ascenso de los oprimidos. Es el combate contra los capitalistas que explotan el pueblo trabajador nicaragüense y que son sostenidos por el gobierno de Reconstrucción Nacional, la lucha contra la actual junta militar de El Salvador, carta evidente de la burguesía nacional e imperialista.

Alejandra Calderón integro los últimos años de su vida a la construcción del partido revolucionario internacional, a la defensa de la independencia de clase de proletariado contra burguesía, por la toma de poder por los oprimidos, por la edificación del socialismo.

Participó plenamente en las tareas necesarias de esta fase histórica inmediata de inminencia de la revolución proletaria.

Asumió conscientemente el compromiso histórico militante de lucha por la revolución socialista mundial, siguiendo el sendero de Marx, Engels, Lenin, Trotsky y tantos otros revolucionarios. Sus amplias capacidades la llevaron a la fundación y dirección de la OST en Costa Rica. Alejandra entregó, por sus convicciones, su vida a la clase trabajadora y a su futuro socialista.

Con su muerte, como con la de todos los revolucionarios, las clases expoliadoras tratarán de presentar su imagen reducida a un ícono castrado de sentido revolucionario. Sin embargo, la fuerza de su vida y sus ideas no morirán; hoy se encuentran plasmadas en el partido que fundó y dirigió.






No hay comentarios:

Publicar un comentario