jueves, 30 de septiembre de 2010

El Viejo Cuartel de Cartago. LA ÚLTIMA RESISTENCIA DEL CALDERONISMO YA ES MUSEO

El mito cuenta que durante la guerra del 48, los calderonistas se ubicaron en el cuartel como el último sitio de resistencia contra las fuerzas figueristas. Ahí, resistieron a la artillería figuerista que desde el San Luis Gonzaga y las ruinas los bombardeaban. Casi sin armas su consigna fue resistir. Ya cuando los figueristas habían impuesto sus condiciones al débil presidente Teodoro Picado Michalski, este imploró a las fuerzas calderonistas que se rindieran. Sólo ese llamado los obligó a deponer las armas.




Muchos de los soldados debieron soportar la represión ulatista de “los compren, nos les hablen ni les vendan” así como la persecución laboral. Muchos debieron también soportar la infame alianza de Calderón – Ulate como un mal menor, tal vez, esperando que la oligarquía se concientizará y fuera capaz de ayudar al pueblo, como se los había prometido el doctor



Hoy cuando los que estuvieron en la Unidad y el calderonismo forman parte de los movimientos de extrema derecha liderados por el Movimiento Libertario y La Nación; cuando varios diputados del PUSC son indolentes a la corrupción de su propio partido y la coalición con el Partido Liberación Nacional. La resistencia de los soldados del Cuartel de Cartago, solo puede verse como un sueño.



Cuando escuchó esa historia creo que el sueño de resistir a la opresión y aspirar a la justicia social se vuelve en una utopía inspiradora




El Viejo Cuartel de Cartago


LA ÚLTIMA RESISTENCIA DEL CALDERONISMO YA ES MUSEO

Adrián Marrero Redondo
amarrero@780america.com

Fotos: Ramón Marrero y Donald Cerdas
Así luce hoy el antiguo Cuartel de Cartago, tras la remodelación que realizó Jasec.

El Cuartel de Cartago, aunque desde 1912 no alberga soldados, se ha convertido en una muestra de cómo la ciencia militar, que gobernó nuestro país en la primera mitad del siglo XX, hoy, en el inicio del siglo XXI, se ha transformado en generador de cultura.

Para lograr este objetivo se ha recorrido un largo camino, que inició en la administración del ex presidente, José María Figures Olsen, cuando el diputado de ese momento, Luis Gerardo Villanueva Monge, logró canalizar los recursos necesarios para la construcción de la nueva Comandancia y de la Unidad de Admisión de Cartago, ubicada en Cocorí de Agua Caliente, inquilino entonces del cuartel, conocido, en ese momento, como la Comandancia.

Pero en la siguiente administración, en la del doctor Abel Pacheco, se regresó nuevamente la Comandancia al Cuartel de Cartago y el proyecto de remodelación del edificio para museo se retrasó, hasta que en el gobierno de Óscar Arias Sánchez revivió.

Fue así como el diputado, Francisco Marín Monge, en conjunto con el alcalde de Cartago, Rolando Rodríguez, y el mismo Villanueva Monge, desde la Presidencia de la Junta Administrativa de Servicios Eléctricos de Cartago (Jasec), pusieron en marcha de nuevo el proyecto.

“Teníamos un proyecto de ley para la creación del Museo de Cartago, pero tras reuniones con el alcalde, don Rolando Rodríguez, acordamos mejor, mediante un decreto ejecutivo, permitir que fuera un museo municipal, con participación del Ministerio de Cultura”, dijo el ex diputado y viceministro de la Presidencia, Marín Monge.

El alcalde de Cartago, Rolando Rodríguez, explicó que esta obra viene a darle a la ciudad, el museo que debió tener hace muchos años, al ser considerada “La cuna de la historia de Costa Rica”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada