martes, 1 de febrero de 2011

Entrevista a Rolando Laclé en el 2006

Rolando Laclé: “Me retiré de la política, me fui para no volver”
tomado de http://www.elfinancierocr.com/ef_archivo/2006/octubre/22/entrevista.html
José David Guevara Muñoz


Mantiene la amistad con los expresidentes Rafael Angel Calderón y Miguel Angel Rodríguez, y les desea éxito en el proceso judicial que enfrentan
No se trata de un hasta luego, sino de un adiós definitivo: tras 40 años de bregar con las piezas del ajedrez político-electoral costarricense, el socialcristiano Rolando Laclé Castro decidió retirarse de ese complicado tablero de una vez por todas.
“Es un retiro definitivo (...) Me fui para no volver”, sentenció quien fue regidor municipal josefino (1966-1970), diputado en cuatro ocasiones (1970-1974, 1982-1986, 1990-1991 y 2002-2006) y ministro de la Presidencia durante los tres últimos años de la administración de Rafael Angel Calderón Fournier (1990-1994).
De su adiós habló durante una entrevista que concedió en su bufete, un espacio donde abundan las fotografías en las que Laclé aparece junto a diversos políticos internacionales: Henry Kissinger, Margaret Tatcher, Helmut Kohl, George Bush padre, John F. Kennedy y Carlos Ménem, entre otros.
—¿Su decisión de retirarse es firme?
—Es un retiro definitivo. Desde hace mucho tiempo venía madurando la posibilidad de retirarme, por muchas razones. En primer lugar porque creí que había llegado a una etapa en la cual había podido contribuir con el país. En segundo lugar, porque sentía que los costarricenses estábamos atravesando un momento en el cual la renovación política podía ser muy importante, que los viejos nos retiráramos y diéramos paso a la gente joven que trajera nuevas ideas que puedan empujar el país hacia donde yo creo que debe ir.
—¿Y no será el alejamiento de los viejos políticos un factor que incide en que no haya acuerdos en el país?
—Lo que pasa es que hay que ver la realidad. Durante mucho tiempo en el país hubo una crítica muy fuerte hacia la manera tradicional de hacer política. Recuerdo los cuestionamientos que tuvo el famoso pacto Figueres-Calderón, que tenía buenas intenciones pero la gente lo satanizó y con la satanización de ese pacto vino la satanización de los acuerdos políticos con mayor intensidad. Entonces, la manera de hacer política en la que yo me desarrollé durante tantos años, que era tratar de buscar consensos y arreglos que hicieran posible que el país avanzara, estaban satanizados, y de ahí en adelante esa satanización se ha mantenido. Eso no ha sido bueno para el país, ha impedido los acuerdos políticos transparentes. Sin embargo, volví a la Asamblea Legislativa por insistencia de mucha gente que me decía que podía ayudar a que nuevamente encontráramos algunos consensos. Lo primero que hice al llegar a la Asamblea, y ser electo presidente, fue convocar al foro “Las grandes reformas que el país requiere”. Participó gente de todos los partidos y sectores; la idea era que de ahí salieran algunos consensos para hacer posible las reformas. Las conferencias resultaron un éxito, nada se pudo ejecutar.
—¿Hay mucho de frustración en usted por esto?
—Una gran frustración porque me parece que estamos perdiendo el tiempo. Mi gran frustración en la Asamblea Legislativa pasada fue corroborar una vez más lo que siento ha venido pasando en los últimos años: que los costarricenses hemos elegido buenos presidentes, pero no les hemos dado poder para resolver las cosas porque hemos votado para presidente por una persona, pero hemos llenado la Asamblea Legislativa de grupos.
—¿Nostalgia por el bipartidismo?
—No necesariamente por el bipartidismo, pero sí por el entendimiento político.
—¿Usted exime de responsabilidad a don Abel Pacheco?
—Don Abel hizo lo que pudo dentro de las circunstancias en las cuales le tocó gobernar. Me consta que vivía permanentemente preocupado por el tema fiscal.
—Y además de preocupado, ¿lo veía también ocupado?
—Don Abel fue un presidente muy débil, tenía minoría legislativa y no tenía una buena relación con muchos sectores de su partido. Era un presidente que no tenía toda la fuerza para poder hacer todas las cosas que hubiera querido hacer.
—¿Es negociable su retiro de la política?
—De ninguna manera. Yo ya me fui. Fueron muchos años. Me fui para no volver.
—¿Se vale retirarse de la política en un momento en que el país necesita de políticos experimentados?
—Me he retirado de la política activa electoral, pero no de la preocupación por las cosas que pasan en el país, y cuando tengo oportunidad porque alguien me pregunta siempre doy mi opinión y trato de ayudar.
—¿Eso incluye incluso al gobierno de Óscar Arias?
—Por supuesto. El gobierno de Arias es el gobierno del país y yo deseo que haga lo mejor posible. Si me piden una opinión, la daré con mucho gusto.
—¿Se la ha pedido el Gobierno?
—Tengo una relación personal buena y afectuosa con Rodrigo Arias (ministro de la Presidencia), y en algunas oportunidades he conversado con él. No voy a decir que me ha pedido un consejo, pero hemos hablado de temas de interés nacional.
—Los escándalos en que se vieron involucrados don Rafael Angel Calderón y don Miguel Angel Rodríguez (por los casos Fischel y Alcatel) contribuyeron en su decisión de retirarse de la política?
—Yo tomé esta decisión desde mucho antes. Los hechos en que se han visto involucrados don Rafael Angel y don Miguel Angel me producen dolor, he sido amigo personal de ambos durante muchísimos años.
—¿Mantiene estas relaciones?
—Las mantengo. Espero que salgan bien (del proceso judicial).
—¿Cómo analiza el futuro del PUSC?
—No tengo la menor idea. Estoy totalmente alejado. No tengo criterio para dar una opinión seria.
—¿No está ligado al partido?
—Soy socialcristiano, pero me retiré de la actividad política electoral diaria, de manera que no tengo ninguna posición en el partido.
¿Quién es?
Nombre: Rolando Laclé Castro.
Formación: Derecho comercial, de la Universidad de Costa Rica.
Edad: 66 años.
Estado Civil: Casado con María Alexandra Clare García. Tiene tres hijos y siete nietos. ¿Qué es más fácil de manejar: una fracción legislativa o siete nietos?, le preguntamos. “Mucho más dulce y agradable manejar nietos, solo que aquí la línea la dan ellos y yo la ejecuto disciplinadamente”.
En pocas palabras
Opiniones de Rolando Laclé sobre algunos políticos:
Rafael Angel Calderón F.
“Es mi amigo personal”.
Miguel Angel Rodríguez.
“También”.
Abel Pacheco.
“Es también mi amigo”.
Óscar Arias Sánchez.
“Es el Presidente y como costarricense le deseo el mayor de los éxitos”.
Rodrigo Arias Sánchez.
“Un político muy hábil. Uno de los mejores ministros de la Presidencia que ha tenido el país”.
José María Figueres Olsen.
“Lo conozco poco como para dar una opinión”.
Ottón Solís Fallas.
“No lo conozco lo suficiente”.
Otto Guevara Gutt.
“Un muchacho valioso, con una definición ideológica clara, pero debe virar un poco más hacia el centro”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada