miércoles, 9 de febrero de 2011

PUSC pretende volver a las raíces del desastre. La doctrina social de mercado nefasta idea que sigue en pie

Atomización política


En el PUSC nos encontramos enfrentados con el desafío de volver a nuestras raíces

Tomado de




Gerardo Vargas Presidente Partido Unidad Social Cristiana 11:23 p.m. 08/02/2011



Leyendo con especial atención e interés el artículo “Atomización política”, del señor Armando González R., publicado en el periódico La Nación en su edición del pasado 30 de enero, comparto estas reflexiones guiado por el permanente deseo de enriquecer el debate político en torno a un tema de profunda relevancia e importancia para el devenir de la institucionalidad política democrática de nuestro país. El sistema político costarricense, inspirado en los ideales del modelo democrático formal imperante en el mundo occidental contemporáneo, descansa esencialmente en la figura de los partidos políticos, como pilares de su marco político-institucional.



Las democracias más sólidas del orbe se han caracterizado por la existencia de vigorosos partidos políticos, capaces de elaborar propuestas transformadoras de la realidad, que son a su vez expresión articulada y coherente de la visión, expectativas y legítimos intereses de grandes colectivos sociales, a los que buscan en forma efectiva representar. Por su vocación de poder, su razón de ser fundamental radica en buscar el acceso a la conducción del poder político-público, para llevar a la práctica los contenidos de tales propuestas.



Errores comunes. Lamentablemente, en no pocas oportunidades, los partidos políticos han caído en el error de magnificar y casi que circunscribir su función al ámbito electoral, afinando y especializando sus maquinarias de detección, motivación y movilización de votos, en detrimento parcial o total de sus otras funciones, a saber: la lectura, interpretación e incidencia programática de la realidad política, social, económica y cultural de la coyuntura histórico-social que les toca vivir, así como su papel fundamental en la tarea de construcción de una ciudadanía activa y comprometida con los más excelsos valores del sistema político que los cobija. Esa función cívica de los partidos muchas veces brilla por su ausencia en sus respectivas agendas.



En el caso del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), con humildad podemos aceptar si bien hemos sido el partido con la propuesta-país más congruente, viable y visionaria, situación que le valió la confianza de una amplia mayoría de la ciudadanía costarricense, para ejercer las funciones de gobierno en tres períodos constitucionales y que le permitió direccionar el desarrollo del país en los últimos veinte años, logrando un nuevo modelo de desarrollo “hacia afuera”, que nos permitió integrarnos a la economía mundial, generando riqueza y empleo, y colocarnos en el primer lugar del índice de desarrollo humano en América Latina; ahora nos encontramos enfrentados con el desafío de volver a nuestras raíces y retomar el camino de la reflexión y la elaboración profunda y rigurosa de las propuestas-país que, a la luz de la rica base doctrinaria humanista cristiana que posee, se convierta nuevamente en los articuladores del proyecto integral de sociedad que el país tanto necesita y demanda.



EL PUSC obtuvo en las pasadas elecciones municipales el 15% del total de votos válidos, convirtiéndonos en la segunda fuerza más votada, aun cuando participamos solo en 54 cantones del país. Siendo que en estos 54 cantones obtuvimos un 24% del total de votos emitidos. Porcentaje sumamente esperanzador para los cientos de miles de costarricenses socialcristianos.



Fortalecer instituciones. Sin embargo, estamos totalmente conscientes de que esta posición electoral privilegiada debe, necesariamente, girar en torno de la fortaleza de una plataforma programática clara y fundamentada en principios transparentes y precisos, que brinde identidad, previsibilidad y coherencia a una praxis política que nuevamente despierte la confianza de la ciudadanía en los partidos políticos y en la institucionalidad política en su conjunto. El actual Comité Ejecutivo del PUSC está convencido y comprometido con esta visión, y desde que asumió su conducción formal se ha abocado a desarrollar acciones en esta dirección. El PUSC se alista este año precisamente a lograr formular esa plataforma programática y continuará abriendo espacios para la efectiva y democrática participación de la ciudadanía que se identifique con nuestros postulados doctrinarios. Por esto invitamos a todas las personas de bien que quieran acompañarnos en este esfuerzo, en beneficio de nuestra democracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada